top of page
  • Foto del escritor40c Consultores

De la inseguridad a la reinserción



Una mujer tejiendo a crochet.
Foto: sitio web Fundación Mujer Levántate.

Hoy la delincuencia nos ocupa y preocupa como sociedad, y las soluciones que unos y otros proponen reflejan también la sociedad que buscan construir. 


En la columna “Inseguridad ciudadana y cárcel” en el diario El Mercurio, Ana María Stuven, de la Corporación Abriendo Puertas, reflexiona sobre el aporte que puede hacer la sociedad civil en las tareas de reinserción y las posibilidades de penas alternativas para madres de familia con delitos menores para evitar la separación de las familias y el abandono de los hijos. En este sentido, desde 40c queremos compartir una reflexión a partir del trabajo que hemos conocido de la Fundación Mujer Levántate y su programa “Caminemos: reconstruyendo futuros”.


Una frase que esta organización releva permanentemente es: “Una mujer vale más que un mundo, y una oportunidad hace un mundo de diferencia”. Desde el programa la fundación acoge a mujeres que están prontas a recuperar su libertad y las preparan, a través del desarrollo de habilidades personales y sociales, el fortalecimiento de redes de apoyo, y el desarrollo de competencias ocupacionales, y acompañan, recibiéndolas una vez que egresan de la cárcel en una residencia que les ofrece un lugar seguro y protegido, en este camino para el mundo que las espera. 


El programa alcanza a 20 de las 350 mujeres que egresan anualmente del Centro Penitenciario Femenino de la comuna de San Joaquín. Del total de participantes, el 94% no reincide.

Si bien esto se entiende como reinserción, lo cierto es que muchas de ellas nunca estuvieron insertas en un mundo de oportunidades: sus opciones y decisiones muchas veces estuvieron marcadas por un entorno de violencia y pobreza. Para estas mujeres, el tiempo privadas de libertad les permite tomar distancia de esta realidad, reflexionar y participar de programas realizados por la sociedad civil que les darán herramientas para reconstruir su futuro, lo que muchas veces implica también cambiar el futuro de sus hijos y entorno familiar, y romper así el círculo de la delincuencia.


A pesar de que la intervención alcanza a 20 de las 350 mujeres que egresan anualmente del Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín en el cual trabajan, el 94% de sus participantes no reincide. Este es un resultado que releva el rol que tienen las organizaciones de la sociedad civil en entregar soluciones a desafíos que aún no se abordan a cabalidad desde el Estado. En este escenario, en el que la reinserción es una tarea pendiente a nivel país, con medición y evidencia, programas como este debieran ser evaluados para su escalamiento a política pública. 


Lo anterior es beneficioso para el sector y el país, pero principalmente para las mujeres privadas de libertad y sus familias, ya que intervenciones como estas realmente hacen un mundo de diferencia.


 

Natalia García-Huidobro

Gestión de fondos y fundaciones


Licenciada en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, tiene un magíster en comunicación estratégica de la UDP y un diplomado en cohesión territorial para el desarrollo de FLACSO. Actualmente es consultora del área de gestión de fondos y fundaciones de 40c Consultores.



22 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page